6 de abril de 2010

Distinta naturaleza


I
No bien amanece la atemporalidad te ubica en el mismo laberinto del que nunca podrás salir. Vas y vienes, desconociendo que el invierno pasa por tus costados y con su enorme boca te abuchea porque no tienes un lugar donde cobijarte. Tampoco tienes amigos; esos patas que te saludan por tu cumpleaños, y es que ni debes recordar el día en que naciste. Para ti el calendario se congeló desde el día en que empezaste a ver al mundo de otra manera.

Todo Piura alguna vez te ha mirado, te reconoce; espejismo para los choferes, luz verde para los transeúntes, cuerpo exquisito para la intemperie, profundidad para los poetas, y la nada para el poder. El bamboleo de tus brazos, con los que cortas el viento piurano, te caracteriza de los otros; de aquellos que dejaron de pensar y actuar como nosotros “los cuerdos”. Un pantalón marrón que la intemperie rehúsa a despintar; una calva que se encrespa cuando ve un peine ¿acaso no es suficiente con las partículas de polvo que alberga tu barba jamaiquina? La Piura te ha mirado, pero ella ha seguido de largo y atrás deja a los otros; a Octavio, Rambo, Juanita...
II
Por las tardes, descansas de pie en la pared de un colegio miraflorino. Eres la mancha que rompe la sincronía de los ladrillos, y que de ahí sólo la quitará el hambre. Incansablemente te pasas la mano por la cabeza como si trataras de ordenar tus recuerdos. Pero ese bamboleo de tus manos lo haces cuando estás molesto, cuando te persiguen para fotografiarte y plasmarte como “nuestra realidad” -que no es más que nuestra ficción- o cuando las lindas universitarias de La Nacional te quieren para sus trabajos de Comunicación. Y mientras ellas te observan, masticando un chicle Adams, no recordarás el sabor mentolado de la pasta dental, tampoco cómo lograbas el llanto, la fascinación por el sexo opuesto, y hasta cómo sonreías y te alocabas de la risa. Solo buscas algo con qué aplacar los lamentos de tu estómago; el único que día a día perfecciona su llanto.

Te miran como si fueras la fiera que ha escapado de la jaula de un circo. Desconocen que el león lo llevas dentro de ti; encarcelado con los barrotes oxidados de tus intestinos. Otros se burlan de ti, te escupen, se alejan cuando te ven pasar, y me pregunto el porqué. Pero no importa; tú no tomas importancia a sus rechazos, a esos gestos de desprecio, de asco, y de miedo. Sumisamente te alejas como si supieras que tu indiferencia les afectará, aunque sea muy tarde. Deberías decirles que eres indefenso y que buscas subsistencia. Pero de seguro, hasta la voz habrás perdido. Despreocúpate; así como hay personas que se hacen los locos cuando te ven, hay también quienes entienden el movimiento de tus brazos con el que mencionas, una por una, tus necesidades. Tu silencio es sabiduría virgen. Por eso, en tu locura deberías pintarte de verde y seguir pisando ese cemento incoloro que tienen las ciudades para que dejes huellas color anhelo. Así como en el cielo circulan blancas palomas que adornan el cielo, en la superficie circulan los hombres de barro; estatuas que van creando conciencia entre los hombres de carne y que les hacen recordar sus inicios: su primera naturaleza.
III
¿Recuerdas cuándo el tornadizo destino nos presentó? Seguro lo recordarás cuando la ruleta rusa que gira y gira en tu cabeza logre detenerse y te muestre las imágenes. Fue cuando te llamé por lo que me han dicho es tú nombre ¡Héctor! Volteaste y enseguida estiraste la mano. Nunca me miraste pero supiste llevar la amistad. Te pedí que esperaras porque iría a la panadería. Cortésmente te hiciste hacia un lado porque mucha gente, aquella que con el dedo medio se limpia los hombros, te miraba de manera extraña. Regresé y no bien recibiste el alimento te fuiste con dirección desconocida hasta que de lejos te vi hundir en la vereda.

Por las noches, algún rincón te cobijará para que vuelvas a ser parte de la nada. Sin ningún paño abrigador te regalarás a la perversa intemperie. Ni siquiera tienes una hospitalaria cama, ni una confortable almohada en donde reposarán tus sueños. Por las madrugadas te resignarás a la lucha de tu cuerpo contra el frío; seguramente el vencedor te torturará hasta el amanecer. Y no bien amanece; la ruleta te hará caminar sin control y te convertirá en un boomerang de carne y hueso. Te hará ir y venir a su antojo solo para buscar algo que te aplaque el hambre. Y ahí pueda que yo te encuentre nuevamente, y te salude porque te veo como los demás no te ven, y seguro que me ves como no ves a los demás. Cosa de locos, ¿verdad?...

  • A mitad del siglo XV, en Alemania, los locos eran llevados en barcos para ser soltados en lugares alejados de la ciudad, algunos eran dejados a mitad de camino, otros arrojados al mar. En Nuremberg, a pesar de que se manejaba un presupuesto municipal para su tratamiento eran encarcelados. En ocasiones eran azotados públicamente, y como especie de juego se les perseguía simulando una carrera hasta expulsarlos de la localidad golpeándolos con varas. A ellos se les llamaba los “cabeza alienadas” - Historia de la locura, libro I, Michel Foucault.
  • Publicado en diario Correo.
  • Este texto obtuvo una "Mención de honor" en Premio Nacional de Periodismo y Comunicación Social "Juan Landázuri Ricketts" realizado en Lima en el 2010.

8 comentarios:

  1. y si los locos fuesen los cuerdos , y si no existieran ciegos mas solo el vacio imaginario en los videntes...
    saludos pato ...seguire leyedo tu blog con la misma desatencion con la que se conduce un formula 1

    ResponderEliminar
  2. Hola, estaba visitando y me encontre con este maravilloso sitio web, me ha gustado el diseño y el esfuerzo y la dedicacion que hay en el, me gustaria hacer un intercambio de enlaces, esperare su respuesta, de antemano gracias.

    Att. Jose Ignacio | Facebook Argentina

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por dejar su comentario.
    Ojalá puedan darse un tiempo para leer lo que este condenado escribe.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. hola ,te agregue a mi msn por tu mensaje mi amigo HECTOR y te felicito es una forma de entar en la conciencia de las personas que aveces por la falta de tiempo por los problemas pasamos por alto ser humanos y brindar ayuda a nuestros projimos . bueno me depsido por que tengo que volver( nuevamente) ami trabajo esta interesante tu blog .
    cuidate

    ResponderEliminar
  5. aracely niño ancajimaenero 04, 2011

    NO TE CONOSCO NI CREO QUE TU AMI PERO TE ADMIRO POR QUE ERES UNA DE LAS POCAS LPERSONAS QUE HA SIDO VALIENTE EN ENFRENTARSE CONTRA EL PEOR DE NUESTROS ENEMIGOS QUE HACEN QUE TODO SEA MENOS IMPORTANTE QUE NOSOSTROS : NUESTRA PROPIA INDIFERENCIA ESA MIRADA FRIA DE NOSOTROS MISMOS ALL MUNDO QUE NO ES "NORMAL" PARA NOSOTROS . OJALA EXISTAN MAS PERSONAS VALIENTETS COMO TU ,CAPACES DE ENFRENTARSE CON ESE MONSTRUO SOCIAL QUE ES NUESTTRA INDIFERENCIA , QUE NOS HACE D EPIEDRA, MIRANDO SOLAMENTE , DEJANDO DE ACTUARD ,LIMITANDONOS A CREERNOS BUENOS TENIENDO LASTIMA DE AQUELLAS PERSONAS . ESPERO VENCER ALGUN DIA MI COBARDIA Y ENFRENTARME CON MI PROPIA "LOCURA", MI INDIFERENCIA .
    QUE DIOS TE BENDIGA
    CHAU

    ResponderEliminar
  6. Mirar,sentir,escribir...pautas de Gabo. Me gusto tu post.

    Romy Rondoy

    ResponderEliminar

Ahora sin cuenta y sin código de verificación puedes enviar tus comentarios. Gracias